foto Cold War

Cold War

Polonia/Reino Unido/Francia, 2018

Dirección: Pawel Pawlikoswki

Guión: Pawel Pawlikowski, Janusz Glowacki. Fotografía: LukaszZal. Elenco: Joanna Kulig, Tomasz Kot, Agata Kulesza, Borys Szyc, Cédric Kahn,Jeanne Balibar, Adam Woronowicz, Adam Ferency, Adam Szyszkowski.

Duración: 88 minutos

Formato: digital

Pawel Pawlikoswki tenía ya una carrera en Polonia y en Reino Unido (donde rodó, entre otras cosas, el poco convincente drama lésbico Mi verano de amor, 2004) cuando saltó a la fama internacional gracias a su película Ida, que llegó a obtener un Oscar a mejor película en habla no inglesa. Ese antecedente colocaba el listón muy alto, y el cineasta se ha empeñado en alcanzarlo de nuevo con esta película que conserva algunos de los rasgos estilísticos de ese antecedente, empezando por una exquisita fotografía en blanco y negro que hace añorar los tiempos en que el cine era cine.

Lo que cuenta es una historia de amor entre dos personajes, inspirada en parte en experiencias reales de los padres del director, marcada por el contexto político y social de la Guerra Fría, que evoluciona a través de varios saltos temporales en los que la vida de los protagonistas va evolucionando hasta un final que puede generar discusiones: la pareja no logra canalizar su amor hacia una condición estable debido a sus conflictos íntimos: diferentes visiones del mundo, los celos y en general planteamientos vitales diferentes que no consiguen conciliar quedando a merced de las circunstancias externas. Como en Ida, el asunto contiene un velado (o no tanto) cuestionamiento de la vida polaca en los tiempos del “socialismo real” (un montón de jóvenes son reclutados en una mansión para que aprendan danza y canto para para ser exhibidos en las veladas teatrales de los funcionarios del partido comunista y así contribuir a la propaganda). La música acompaña la historia de manera extraordinaria, siendo así, un tercer personaje entre los protagonistas. En palabras del crítico José Luis Losa de La Voz de Galicia: Cada poro del blanco y negro que imprime fatalismo a esta crónica de pobres amantes rezuma dolor a través de la entereza de la fe en la única ideología ya posible, la del amor cristalizado. Y emociona la delicadeza fastuosa con que Pawlikowski conduce a su dueto pasional hacia la rasgada cortina de acero tras la cual sus agonistas se reservan la elección de su ceremonia trágica de los adioses en esta bellísima pieza de orfebrería de romances lacerados. Premio en Cannes a mejor director, mejor película extranjera para los críticos de Nueva York y el norteamericano National Film of Review.

Trailer

Horarios

No hay más funciones.