Ken Loach, un cine de compromiso social

Nacido en Nuneaton en 1936, Kenneth Loach estudiaba derecho y tenía 25 años cuando entró por primera vez en contacto con las artes escénicas al formar parte de un grupo teatral universitario. Después de obtener en 1963 una beca en la cadena de televisión BBC, comenzó a dirigir una serie de docudramas, siendo el más famoso de ellos Cathy Come Home (1966), que abordaba la problemática de la vivienda y la pobreza en el contexto del estado de bienestar británico.
Desde entonces, Loach dividió su tiempo entre el cine y la televisión. Filmó largometrajes, numerosos documentales y películas para la pantalla chica. Heredero inequívoco de las principales tendencias del cine realista de Europa y en mayor medida del cine independiente que se caracterizaba por su realismo, su inconformismo social, su crítica a la burguesía y a la sociedad, su acercamiento a los seres anónimos de la misma y hasta su sentido del humor, Loach debe ser el último cineasta en actividad del movimiento angry de los años sesenta. Su cine denuncia los traumas y las desigualdades de la vida de las personas en las ciudades industriales, a pesar de los avances tecnológicos. Con sus historias sacude las conciencias de la sociedad contemporánea con el fin de mejorar sustancialmente las condiciones de la clase trabajadora (poniendo de ejemplo lo que mejor conoce: las injusticias que sufren los menos privilegiados de la sociedad británica).

La canción de Carla

DIR: Ken Loach / 125 min.

Reino Unido/Alemania/ Nicaragua 1996.

Ladybird, Ladybird

DIR: Ken Loach / 102 min.

Reino Unido 1994.

Mi nombre es todo lo que tengo

DIR: Ken Loach / 105 min.

Reino Unido/Alemania/España 1998.

Pan y Rosas

DIR: Ken Loach / 110 min.

Reino Unido/Alemania/España 2000.

Riff-Raff

DIR: Ken Loach / 96 min.

Reino Unido 1991.