foto El Irlandés

El Irlandés

The Irishman

Estados Unidos, 2019

Dirección: Martin Scorsese

Guión: Steven Zaillian, (sobre libro de Charles Brandt). Fotografía: Rodrigo Prieto. Música: Seann Sara Sella. Productor: Martin Scorsese para Netflix/Sikelia Productions/Tribeca Productions. Elenco: Robert De Niro, Al Pacino, Joe Pesci, Harvey Keitel, Bobby Cannavale, Anna Paquin,Jack Huston, Ray Romano, Kathrine Narducci, Jesse Plemons, Domenick Lombardozzi, Stephen Graham, Jeremy Luke, Gary Basaraba, Welker White.

Duración: 210 minutos

Formato: digital

Tras el fracaso comercial y la indiferencia crítica con que fue recibida su película anterior, esa obra maestra sobre jesuitas en Japón llamada Silencio, Martin Scorsese vuelve a sus mafiosos. Una vez más, al igual que en Los infiltrados y a diferencia de casi todo el resto de su obra que ha dedicado al tema, esta vez no se trata de italianos, sino de irlandeses(el título lo avisa), o al menos de uno de ellos, porque hay también itálicos en el asunto.
A partir de un libro de Charles Brandt, adaptado por Steven Zaillian, la película cuenta la historia de un veterano de la Segunda Guerra Mundial, el irlandés del título (De Niro) que comienza como chofer de un camión y de a poco se relaciona con diferentes personalidades hasta colaborar con el poderoso líder sindical Jimmy Hoffa (Al Pacino), de cuyo trabajo sucio comenzará a encargarse.El relato viaja constantemente en el tiempo, y Scorsese se toma su tiempo, con ayuda de la tecnología para rejuvenecer a sus actores, para contar mucho de cada personaje; cómo se conocen, cómo terminan involucrándose, sus relaciones familiares, hasta llegar a verlos como ancianos que cargan sobre si el peso de sus actos y decisiones (excepto Hoffa, claro, cuya desaparición sigue sin aclararse).
¿La despedida de Scorsese del cine de gangsters? Tal vez no, pero acaso la película del género que vale lo que Un tiro en la noche de Ford con respecto al western: la contemplación del envejecimiento y el paso del tiempo, los cambios en la gente y la sociedad, la nostalgia por lo que fue y ya no es. La narración es al principio rápida y nerviosa, como en Buenos muchachos o El lobo de Wall Street, pero a medida que los personajes envejecen se torna más calma, íntima e introspectiva, las miradas reemplazan a las palabras y los silencios se cargan de significado, como el transcurrir del tiempo y la inescapable culpa.
Sería algo así como descubrir que la lluvia moja señalar que, a esta altura de su carrera, Martin Scorsese es casi el único director norteamericano que, dormido, es capaz de mover la cámara o editar una secuencia mejor que casi todos sus colegas aunque se empeñen en permanecer despiertos. Pero la película tiene por lo menos un bonus (o varios): la reunión de lo que, evocando a John Ford y sus actores recurrentes, podría denominarse la Martin Scorsese stock Company, ese impresionante equipo de actores que incluye a Robert De Niro, Al Pacino, JoePesci o Harvey Keitel pero no se agota en ellos (Pacino no integra exactamente el clan, pero se ha cruzado más de una vez con algunos de sus integrantes, en particular De Niro). Entre todos logran una de las grandes películas de gangsters de todos los tiempos, y quizás la película que reflexiona sobre un género y lo clausura (otra vez Un tiro en la noche). No, no estamos hablando de El padrino (con los debidos respetos a ese sobrevalorado film de Coppola) sino de las cosas que Scorsese siempre ha admirado en el mejor cine de Warner (Héroes olvidados o Alma negra, ambas de Raoul Walsh). Si no entra en la carrera de los Oscar va a ser un escándalo comparable al de la omisión de Silencio, o al que en menor medida implicaría que la Academia no le hiciera algún caso al Joaquín Phoenix de Guasón.

Trailer

Horarios

lunes 9 de diciembre
20:00
martes 10 de diciembre
20:00
miércoles 11 de diciembre
15:00