foto Supa Modo - autocine

Supa Modo - autocine

Alemania, Kenia, 2018

Dirección: Likarion Wainaina

Guión: Wanjeri Gakuru, Gathoni Kamau, Ian Masters, Kamau Wa Ndung'u, Mugambi Nthiga, sobre obra de Silas Miami e historia de Likarion Wainaina. Fotografía: Enos Olik, Volker Tittel. Música: Sean Peevers. Elenco: Stycie Waweru, Marrianne Nungo, Nyawara Ndambia, Johnson Gitau Chege, Humphrey Maina, Joseph Omari, Rita Njenga, Dinah Githinj.

Duración: 101 minutos

Esta opera prima del director Likarion Wainaina se acerca a la mirada de Jo, una niña gravemente enferma, apasionada del cine de acción, que conscientemente imagina que tiene poderes parecidos a los de sus ídolos. Su hermana y la comunidad ayudan a la pequeña a que su sueño se haga realidad, inicialmente mintiéndole y finalmente con la creación de una película protagonizada por la risueña niña. La madre protegerá a su hija de los problemas ocultándola en casa.
Pese a su estructura, la película maneja unavariedad de temas: la pérdida de la inocencia de los niños enfermos; la dificultad de realizar cine en África; la cultura de Kenia y la necesidad de evasión generada por el cine. La película diferencia con inteligencia los dos espacios que conforman su línea narrativa: por un lado la visión adulta y por otro la infantil. En el momento en el que ambas miradas coinciden la protagonista explica a sus familiares que es consciente de la mentira, pero le gusta vivir en sus sueños. Stycie Waweru, la actriz infantil, logra desempeñar su labor a la perfección, con discursos elocuentes llenos de naturalidad y frescura, apoyados por unos gestos faciales de gran expresividad.
La puesta en escena llevada a cabo por Wainaina no se ciñe a lo convencional. En momentos concretos apela a planos insólitos pero justificados por la trama, que revelan a un director muy seguro en el uso de su herramienta, en deliberado contraste con la desorganizada película rodada por la comunidad, en un entorno hostil en el que nadie sabe cómo hacer cine. La demostración dentro de la propia trama de que hacer cine es tremendamente complicado, saca a relucir la vena más humorística del film. Una historia sencilla, sensible y sin dobleces lacrimógenos procedente de una cinematografía tan rara como la keniana vale por su frescura y el honesto retrato de una infancia llena de sueños.

Lea las recomendaciones para concurrir al Autocine

Trailer

Horarios

No hay más funciones.