foto Chico: artista brasilero

Chico: artista brasilero

Chico: artista brasileiro

Brasil, 2015

Dirección: Miguel Faria Jr

Guión: Miguel Faria Jr., Diana Vasconcellos. Fotografía: Lauro Escorel. Elenco: Nelson Angelo, María Bethânia, Chico Buarque de Hollanda, Cristina Buarque, Lia Buarque, Adriana Calcanhotto, Carminho, Nelson Cavaquinho, Danilo Caymmi, Wilson das Neves, Clara Buarque de Freitas, Francisco Buarque de Freitas, Sérgio Buarque de Holanda, Ana de Hollanda, Vinicius de Moraes, João do Vale, Betty Faria, Bibi Ferreira, Laila Garin, Gilberto Gil, Ruy Guerra, Francis Hime, Olívia Hime, Antonio Carlos Jobim, Edu Lobo, Moyseis Marques, Mart'nália, Lea Massari, Ney Matogrosso, Miúcha, Milton Nascimento, Péricles, Jair Rodrigues, Mônica Salmaso, Marieta Severo, Toquinho, Tony Tornado, Caetano Veloso.

Duración: 110 minutos

Formato: digital

Chico Buarque cuenta, en su casa de Ipanema, en Río de Janeiro, que cuando acabó su matrimonio de tres décadas pensaba que iba a casarse otra vez al dar la vuelta a la esquina. Adorado como era no le hubiese sido difícil, pero no lo hizo. Y ahora no se imagina conviviendo con alguien. “Si un día me fallan los amigos, el vino, o la novia… Perfecto, me quedo en casa. No tengo ningún problema con la soledad”.
La escena es una de las muchas conversaciones que Chico tiene con su amigo y director de cine Miguel Faria Junior en este documental que cuenta una trayectoria de 50 años marcada por el éxito, la necesidad de conquistar intelectualmente a su padre, el fracaso de su
matrimonio, la represión de la dictadura y la búsqueda incesante de un hermano alemán, fallecido antes de que el compositor supiese de su existencia.
Durante 30 horas de entrevistas, Chico apela a su memoria y cuenta su propia historia, y abre como pocas veces las puertas de su intimidad. Confiesa que se sometió a psicoterapia, y reconoce haber perdido la batalla contra la censura: conseguía que sus temas pasasen el filtro cambiando algunas palabras como “brasileño” por “batuqueiro”, pero escribía con rabia y “la rabia no ayuda a crear bien”. Sus palabras aparecen complementadas por imágenes, guardadas en los archivos durante décadas, de sus primeros conciertos, de su salida de Brasil en plena dictadura, de los musicales que escribió después… Entre las rarezas, que funcionan mejor que la memoria, se encuentra la grabación de la llegada de Chico al aeropuerto de Roma en 1968. Recién aterrizado, un reportero le pregunta por su reciente detención por el ejército de la dictadura en una manifestación en Rio de Janeiro y le inquiere sobre si es un extremista. “Había cientos de miles de personas en la marcha. Dudo mucho que haya cientos de miles de extremistas en Rio”, responde el artista.
La lectura de trechos de su novela El hermano alemán, y las imágenes del músico en Berlín investigando la vida de su hermano, también cantante, sirven de hilo conductor a buena parte del film. También deja clara la película que el interés de Chico por conocer a su hermano escondía debajo el ansia de acercarse a su inconquistable padre. Faria, que dirigió la cinebiografía de Vinicius de Moraes, busca a los grandes de la música brasileña para que le ayuden en el relato. Ahí acuden desde Maria Bethânia, que elogia la feminidad de Chico, a los ya fallecidos reyes de la bossa nova Tom Jobim y Vinicius de Moraes, que elogiaron su excelencia. Vinicius, en otra de esas imágenes desconocidas para gran parte de los brasileños, asegura que la música brasileña es una enorme llanura, con algunas colinas y poquísimas montañas, y que Chico Buarque es una de ellas. Un documental imprescindible.

Trailer

Horarios

No hay más funciones.