foto Nunca volverá a nevar

Nunca volverá a nevar

Never Gonna Snow Again

Polonia, Alemania, 2020

Dirección: Malgorzata Szumowska, Michal Englert

Guión: Michal Englert, Malgorzata Szumowska. Fotografía: Michal Englert. Producción: Lava Films, Match Factory Productions, Kino Swiat, Maziowiecki Fundusz Filmowy, DI Factory, Bayerischer Rundfunk (BR). Elenco: Alec Utgoff, Agata Kulesza, Maja Ostaszewska, Weronika Rosati, Katarzyna Figura, Jaroslaw Milner, Andrzej Chyra, Krzysztof Czeczot, Lukasz Simlat

Duración: 116 minutos

El punto de partida es el de una larga escena sin diálogos en donde la cámara sigue a un joven que recorre diferentes escenarios rurales y urbanos hasta llegar a un lugar (la oficina de empleo para extranjeros), y ahí el público descubre que es un ciudadano ucraniano procedente de una ciudad cercana a Chernóbil, y que, recurriendo a la hipnosis, consigue sellar y firmar ese visado de trabajo.
A partir de entonces la película se convierte en la crónica del rutinario día a día del personaje, en su recorrido cargando una camilla desde su vivienda en un barrio pobre de Varsovia hasta una zona residencial en las afueras de la ciudad, donde vive gente extraña con alto poder adquisitivo y que necesita los servicios como masajista e hipnotista del joven ucraniano. Una vista aérea que se repite muestra al protagonista ir de una casa a otra para ganarse la vida, y tomas más cercanas indagan una serie de historias personales curiosas, en donde salen a relucir envidias y celos, rencillas familiares, enfermedades terminales y la locura de la soledad, todo ello bajo la mirada de vecinos entrometidos que vigilan los movimientos de quienes viven en el barrio a través de las ventanas, y en particular parecen controlar al protagonista, como si no estuvieran a gusto compartiendo servicios como masajista e hipnotista. Del conjunto se desprende un humor con toques surrealistas y un elemento de cinismo que alguien ha conectado con el cine de Aki Kurismäki.
La película que se mueve inteligentemente entre diferentes géneros, con personajes bien perfilados y una dosis de crítica social que elude el sermón pero alude soterradamente a temas como las diferencias de clases, el cambio climático y el egoísmo y la envidia, que parecen rasgos inmanentes al animal humano.
Hay una tradición polaca de solvencia actoral que el film reitera (Alec Utgoff está correcto en su papel protagónico, y corresponde un particular destaque para un par de secundarios como Maja Ostaszewska y Agata Kulesza), y hay un real esmero en el trabajo fotográfico de Michal Englert, con un contraste cromático entre las escenas diurnas en la zona residencial y el recorrido nocturno del héroe hasta su casa, y los colores empleados en las situaciones de hipnosis en ese bosque frondoso. Hay igualmente un sabio uso de la banda sonora, desde los sonidos naturales hasta temas clásicos de compositores como Shostakovich, Chopin, Schubert y Rachmaninoff, y otros. El cine polaco sigue reservando sorpresas.

Trailer

Horarios

No hay funciones programadas.