Cine infantil noruego

Aunque el cine no llegó a Noruega con la velocidad del rayo, desde finales de la primera década del siglo y en especial durante los años 20, el cine noruego comenzó a aportar lo suyo a la cinematografía mundial. Sin embargo, no fue sino hasta la década de los 60, con la creación del Fondo de Cine Noruego (1968) y la reorganización del Instituto Noruego de Cine, encargado de la memoria fílmica del país, que el cine comenzó a experimentar un mayor vigor.

Hoy día, el Estado se encarga de financiar por lo menos 60 por ciento del costo de cada película, con aportes complementarios de institutos privados o de la televisión. En cuanto a la distribución, cada municipio posee una sala de proyecciones: con un total de 150 municipios y un número equivalente de cines, cada realizador tiene asegurada su cuota de pantalla.

Aunque las salas pertenecen al Estado, tienen la libertad de dar entrada al cine extranjero, y si bien el estadounidense se lleva los honores, también tienen acceso otras cinematografías. Anualmente, en Noruega se producen de 12 a 15 largometrajes. La mitad de la producción de cine se dirige a niños y jóvenes. Como los demás países nórdicos, los noruegos ponen una gran importancia en servir a las generaciones más jóvenes, generalmente con películas que conciernen a la familia y sus conflictos. El presente ciclo incluye dos largometrajes y un significativo número de cortos que ejemplifican esa preocupación por un cine infantil o familiar. Y también, por qué no decirlo, una preocupación por la calidad.

Cortos infantiles noruegos 1

DIR: Directores varios / 56 min.

Noruega, Suecia, Dinamarca 2017.

Cortos infantiles noruegos 2

DIR: Directores varios / 67 min.

Noruega 2017.

Doctor Proctor's Fart Powder

DIR: Arild Frölich / 87 min.

Noruega 2014.

In the forest of Huckybucky

DIR: Rasmus A. Sivertsen / 72 min.

Noruega 2016.

Mi amigo Raffi

DIR: Arend Agthe / 97 min.

Alemania 2015.