Sala Cinemateca

Los ciclos de este mes: --Nicholas Ray. Rebelde con causa--Algo de Olivier Assayas-Daniel Day-Lewis se despide

Lorenzo Carnelli 1311 - Tel: 24195795

 

 

NICHOLAS RAY, REBELDE CON CAUSA

FUE PROBABLEMENTE el más inclasificable de los grandes cineastas norteamericanos, un rebelde que se movió a menudo dentro de la industria y otras al borde de ella, sin llegar a integrarse nunca, siendo incomprendido la mayor parte de las veces. Hizo cine de géneros pero rompió sus límites. Hizo películas personales, pero más de una vez se vio obligado a incurrir en la mera proucción comercial. Dirigió la más popular de las películas de James Dean y fue a Nicholas Ray tal vez, como el personaje de esa película, un rebelde sin causa (no “sin motivo”, como suele malentenderse el título, sino sin una causa específica por la que pelear, aunque realmente se peleó con Hollywood durante buena parte de su carrera). Mal visto por la industria, se convirtió (como Samuel Fuller, como Roger Corman) en un cineasta de culto para toda una fran - ja de realizadores y críticos europeos. Y su mejor aporte está allí, en la pantalla, con una fuerza expresiva que resulta di - fícil discutir. Ray nació el 17 de agosto de 1911 en Galesville, Wisconsin, Estados Unidos, con el nombre de Raymond Nicholas Kienzle, hijo de un alemán originalmente católico que se convirtió a la religión luterana y cayó en el alcoholismo. Inició estudios en la Universidad de Chicago, trabajó un tiempo con el famoso arquitecto Frank Lloyd Wright, y finalmente conoció a Elia Kazan en un grupo de teatro de improvisación en Nueva York. Kazan lo llevó consigo como ayudante en su primera película, Lazos humanos, y Ray quedó prendado del cine. Debutó como director con dos ejemplos de cierto “realismo social” que des cribía aspectos poco estimulantes de la realidad norteamericana de la inmediata postguerra: Horas de angustia (Knock on Any Door, 1949), la historia de “pareja maldita” de Sendas torcidas (They Live By Night), la primera de ellas con Humphrey Bogart. Volvió a encontrarse con Bogey en Muerte en un beso (In a Lonely Place, 1950, una historia de obsesión con ribetes de cine negro, estilo que se repetiría en la casi inmediata Odio en el alma (On Dangerous Ground, 1951), retrato de un policía violento. Lució más convencional en Infierno en las nubes (Flying Leathernecks, 1951), un asunto bélico al servicio de John Wayne, pero pareció mucho más personal en La mujer codiciada (The Lusty Men, 1952), una historia protagonizada por Robert Mitchum donde el deporte del rodeo operaba como clara (y crítica) metáfora social. Pero Ray llamaría realmente la atención de la crítica (sobre todo francesa) con algunos de sus films posteriores: el brillante y extraño western Mujer pasional (Johnny Guitar, 1954), la exploración de un enrarecido clima familiar en Delirio de locura (Bigger than Life, 1956), una película extrañamente parecida a los melodramas de Douglas Sirk y que sigue siendo uno de los films favoritos de Martin Scorsese. Luego llegarían James Dean y Rebelde sin causa, que pertenecen a la leyenda. Y comenzaron también los problemas. El gusto de Ray por los perdedores, el hecho de que varias de sus películas posteriores no tuvieran el éxito de Rebelde…, lo fueron malquistando progresivamente con los productores. A cierta altura no tuvo más remedio que rendirse al superproductor Samuel Bronston y hacer dos de las películas más convencionales de su carrera (El rey de reyes, 1961; 55 días en Pekín, 1963), que son mejores, sin embargo (en especial la primera), de lo que los críticos suelen creer. Hollywood lo fue perdiendo, hizo algunas cosas independientes, el alcohol y luego el cáncer lo corroyeron de a poco. (Relámpago sobre el agua, el film que Wim Wenders rodó sobre su agonía, es el testimonio sobrecogedor y casi insoportable de su final). El presente ciclo no abarca toda su obra, pero reúne varias de sus culminaciones

Enero 5 ,viernes. A las 17.45 y 21.15 hs.

SENDAS TORCIDAS

( They Live By Night)

Dir: Nicholas Ray
Estados Unidos, 1949-95 min. (Digital).
Con Farley Granger, Cathy O’Donnell, Howard Da Silva.

Un romance “condenado” entre una joven y un convicto fugitivo. Ray muestra ya la preocupación por la alienación juvenil y la hostilidad social que reiteraría en films posteriores.

Enero 5 ,viernes. A las 19.30 hs.

MUERTE EN UN BESO

(In a Lonely Place)

Dir: Nicholas Ray
Estados Unidos, 1950-93 min. (Digital).
Con Humphrey Bogart, Gloria Grahame, Frank Lovejoy.

La amable vecina libera al protagonista de una sospecha de homicidio, pero luego empieza a desconfiar. Una inquietante exploración en el universo de la violencia y la paranoia.

Enero 6 ,sábado. A las 17.40 y 21.05 hs.

INFIERNO EN LAS NUBES

(Flying Leathernecks)

Dir:Nicholas Ray.
Estados Unidos, 1951-144 min. (Digital).
Con John Wayne, Robert Ryan, Don Taylor

Para Ray, un trabajo de encargo, realizado competentemente pero sin inspiración (aunque el conflicto de liderazgo tiene algún interés dramático). Para el productor Howard Hughes, otra oportunidad de hacer una película con aviones. Para John Wayne, otra oportunidad de ganar la Segunda Guerra Mundial.

Enero 6 ,sábado. A las 18, 19.30 y 21 hs.

ODIO EN EL ALMA

(On Dangerous Ground)

Dir: Nicholas Ray.
Estados Unidos, 1952-82 min. (Digital).
Con Ida Lupino, Robert Ryan, Ward Bond.

Rudo policía de la ciudad es enviado a un pueblo chico para investigar el asesinato de una joven, y se siente atraído por otra (ciega, inteligente, independiente) que puede ser la criminal. El brillante comienzo deriva hacia un melodrama un poco menos convincente.

Enero 7 ,domingo. A las 17.25, 19.30 y 21.35 hs.

LA MUJER CODICIADA

(The Lusty Men)

Dir: Nicholas Ray.
Estados Unidos, 1952-113 min. (Digital).
Con Susan Hayward, Robert Mitchum, Arthur Kennedy.

El mundo áspero y violento del rodeo (el equivalente norteamericano de la Criolla del Prado) como metáfora de la competencia social. Uno de los mejores (y más ignorados) films del autor de Mujer pasional y Rebelde sin causa.

Enero 8 ,lunes. A las 17.30 y 21.15 hs.

MUJER PASIONAL

(Johnny Guitar)

Dir: Nicholas Ray.
Estados Unidos, 1954-110 min. (Digital).
Con Joan Crawford, Sterling Hayden, Mercedes McCambridge.

Un western muy atípico, centrado en el enfrentamiento de dos mujeres fuertes (el personaje titular es secundario), un tratamiento romántico y operá- tico en el uso del color y una dimensión trágica que anticipa a Rebelde sin causa.

Enero 8 ,lunes. A las 19.30 hs.

DELIRIO DE LOCURA

(Bigger than Life)

Dir: Nicholas Ray.
Estados Unidos, 1956-95 min. (Digital).
Con James Mason, Barbara Rush, Walter Mathau.

La medicación que altera la conducta del protagonista es un pretexto, y el final una tontería (o más bien una obligatoria concesión a la industria), pero lo esencial está muy bien: una inquietante exploración de la convivencia de una familia disfuncional que puede llegar al intento de asesinato.

Enero 9 ,martes A las 17.30 y 21.25 hs.

REBELDE SIN CAUSA

(Rebel Without a Cause)

Dir: Nicholas Ray.
Estados Unidos, 1955-110 min. (Digital).
Con James Dean, Natalie Wood, Sal Mineo.

Una vez más, el guión es casi un pretexto, y las razones de la rebeldía del protagonista Dean resultan más bien tontas. Pero tenía razón quien dijo que Ray había hecho, fundamentalmente, un documental sobre James Dean: actor y personaje se mimetizan de modo milagroso, y de ello surge la fuerza de la película.

Enero 9 ,martes A las 19.30 hs.

AMARGO TRIUNFO

((Bitter Victory)

Dir: Nicholas Ray.
Estados Unidos/Francia 1957-110 min. (Digital).
Con Richard Burton, Curd Jürgens, Ruth Roman.

La guerra contra Rommel y la guerra de los sexos. Mientras se desarrolla la Batalla del Desierto, la esposa de un oficial tiene un romance con un compañero de su marido. Los límites entre la victoria y la tragedia se borronean.

Enero 11 ,jueves A las 17.40 y 21.20 hs.

LA ROSA DEL HAMPA

(Party Girl)

Dir: Nicholas Ray.
Estados Unidos 1957-99 min. (Digital).
Con Robert Taylor, Cyd Charisse, Lee J. Cobb.

El abogado Taylor defiende delincuentes, pero intenta redimirse cuando conoce a la bailarina Charisse. Sin embargo, la mafia insiste. Cine negro, con un sugestivo halo romántico.

Enero 11 jueves .A las 19.30 hs.

SALVAJES INOCENTES

(The Savage Innocents)

Dir: Nicholas Ray.
Francia/Italia/Reino Unido 1960.-101 min. (Digital).
Con Anthony Quinn, Yoko Tani, Peter O’Toole.

Un cuadro antropológico sobre la vida de los esquimales y un film de aventuras, según novela de Hans Ruesch El país de las sombras largas. Visualment e deslumbrante, y una reflexión sobre el choque entre la “civilización” y los “diferentes”.

Enero 12 ,viernes A las 17.30 y20.20 hs.

EL REY DE REYES

(King of Kings)

Dir: Nicholas Ray.
Estados Unidos 1961.- 160 min. (Digital).
Con Jeffrey Hunter, Siiobhan McKenna, Hurd Hatfield.

El guión de Philip Yordan tiene una primera virtud: ubica a su personaje en el espacio y en el tiempo (Israel, luego de la conquista romana). El espectáculo sobra a veces (el productor Bronston obligó a Ray a incorporar algunas innecesarias escenas de acción) pero el retrato de personajes secundarios tiene cierta consistencia. Es bastante mejor que el promedio de las películas “bíblicas”

Enero 13, sàbadoA las 17.45 y 20.25hs.

55 DIAS EN PEKIN

((Bitter Victory)

Dir: Nicholas Ray.
Estados Unidos 1963-148 min. (Digital).
Con Charlton Heston, David Niven, Ava Gardner, Flora Robson.

El célebre “asedio de las embajadas” en Pekín, 1900, por los guerreros nacionalistas boxers. La perspectiva sobre el colonialismo es, por decirlo suavemente, demasiado light, pero el espectá- culo está armado con destreza. Ray tuvo problemas de salud, y buena parte del rodaje lo llevó a cabo el equipo de segunda unidad.

Enero 14, domingoA las 17.20 Y 21.05 hs.

EL AMIGO AMERICANO

(Der amerikanische Freund)

Dir: Wim Wenders.
Alemania/Francia 1977-120 min. (Digital).
Con Dennis Hopper, Bruno Ganz, Nicholas Ray, Samuel Fuller.

Hopper es aquí el sinuoso Tom Ripley de Patricia Highsmith, arquetípico antihéroe de la serie negra. A Wenders le interesan más los alcances existenciales (veteados de absurdo) que la historia policial en sí misma, que va y viene. Ray, ya muy deteriorado por la enfermedad, asoma como actor en un papel secundario.

Enero 14, domingo.A las 19.30 hs.

LA PELÍCULA DE NICK/ RelÁmpago sobre el agua

(Nick’s Film/Nick’s Movie/Lightning over Water))

Dir: Wim Wenders.
Alemania Federal 1979/80. - 86min. (Digital).
Con Gerry Brennan, Ronee Blakely, Pierre Cottrell, Nicholas Ray.

Una ficción documental, un documental ficcionado, un film inclasificable que es también toda una experiencia. El director Ray padecía un cáncer terminal, y su amigo Wenders compartió con su cámara sus últimos días. Más allá del documento (estremecedor), Ray interpreta a Nicholas Ray.

ALGO DE OLIVIER ASSAYAS

De acuerdo a una tradición muy francesa que cabe hacer retroceder, por lo menos, hasta los tiempos de la Nouvelle Vague, Olivier Assayas comenzó opinando sobre el cine ajeno antes de hacer el propio, y como realizador ha exhibido una amplitud de criterios que le permitió hacer Los destinos sentimentales (2000), que era una sólida adaptación literaria, “académica” si se quiere, que se las arreglaba para inscribir la trayectoria individual de sus personajes en un contexto social examinado con cierto cuidado, y también en su previa Irma Vep (1996), un film más personal que reflexionaba sobre el cine, sus posibilidades e imposibilidades, además de homenajear a su mujer de entonces, la muy atractiva Maggie Cheung, que reaparecería en Clean (2004, que fue en la programación del mes anterior) aunque ya no fuera su pareja. Para entonces había hecho igualmente Demonlover (2002), que jugaba en una cuerda bastante diferente. El grupo de films aquí reunidos, que dista de ser completo da cuenta de esa versatilidad. La apariencia de Demonlover es la de un vistoso, llamativo technothriller a propósito de un vicioso grupo de mujeres ejecutivas que compiten por el control de una nueva tecnología porno de Internet en tercera dimensión, que incluye un sitio que proporciona acceso a auténtico sufrimiento y muerte. Si se lo cuenta en dos líneas, parecería tratarse apenas de un exploitation film de clase B, pero el nombre de Assayas al frente de la empresa debería evitar que cayéramos en un prejuicio apresurado. Como en Los destinos sentimentales aunque en una clave muy diferente, el director proporciona un acercamiento a las rivalidades y los conflictos internos de un universo empresarial. A diferencia de ese antecedente, sin embargo, en esta lucha corporativa no hay valores, no hay escrúpulos y (aparentemente) no hay empleados, porque se ve únicamente a las ejecutivas en acción. Se ha podido discutir la credibilidad de lo que ocurre a partir de ahí en términos realistas, pero quizás no importe: Assayas sabe que lo que está haciendo es una película, no un testimonio acerca del verdadero funcionamiento de las corporaciones en este mundo. Su preocupación principal es la creación de un universo visualmente sugestivo, poblado de hermosas mujeres, ropa interior seductora, decorados espectaculares, algo de sexo y mucha gente caminando por pasillos y corredores en busca de la forma de fastidiar a otra gente. Por su parte, Clean narra una tragedia personal pero también la instala en un universo muy precisamente descrito: el negocio de la música tal como funciona hoy, con detalles muy exactos aunque nunca remarcados, que caen aquí y allá, momentos robados a la vida moderna que se alternan entre diferentes ciudades. La película tiene como ámbito general el mundo del rock, cuenta con cameos y participaciones especiales (Tricky haciendo de sí mismo), y numerosas referencias a sellos discográficos y revistas especializadas. Al presentar su film en el festival de Toronto, Assayas explicó: “Mi manera de acercarme a una película es adaptar mi experiencia”. Allí hay una clave para entender su film, y su cine en general. La palabra es “adaptación”, en tono y estilo, a las exigencias de su tema. Un párrafo del crítico argentino Marcelo Panozzo podría aplicarse, con algunas variantes, a toda la obra del realizador. Según Panozzo, habría en ella “eso que últimamente no suele aparecer en el cine, una cualidad quizá cursi de definir, que tiene que ver con la vida misma y la manera en que nos envuelve, con nuestra propia memoria de la muerte, la pérdida, y el dolor, con determinados momentos de generosidad providencial, con los colores de la tristeza y con la soledad y sus sonidos”. Algunas de esas expresiones podrían aplicarse a Las horas del verano (2008), una película “muy francesa” en la que parece pasar poco (una familia discute por la venta de la casa de la madre recién muerta) pero donde lo que importa son las relaciones humanas, el paso del tiempo, el marco natural en que transcurre la historia y que es también el tránsito de las generaciones, la fugacidad, la progresiva sustitución del pasado que se va.

Enero 15, lunes.A las 17.25, 19.30 y 21.35 hs.

DEMONLOVER

Dir: Olivier Assayas .
Francia 2002. - 116 min. (Digital).
Con Con Connie Nielsen, Charles Berling, Chloë Sevigny.

Dos corporaciones compiten por la posesión de un comic pornográfico japonés en 3-D, y hay sexo, violencia y algunos giros sorprendentes de la anécdota. Formalmente es un alarde que ha merecido elogios, aunque se ha podido discrepar con su sustancia narrativa.

Enero 16, martes.A las 17.40, 19.30 y 21.20 hs.

BOARDING GATE

(Boarding Gate)

Dir:Olivier Assayas.
Francia 2007 - 98 min. (Digital).
Con Asia Argento, Michael Madsen, Kelly Lin.

Sandra, una joven italiana establecida en Londres, huye a Hong Kong para librarse de las turbulentas relaciones que mantenía con un magnate de las finanzas y con un asesino a sueldo que planea matar al primero. Un Assayas internacional y atípico.

Enero 18, jueves.A las 17.40, 19.30 y 21.20 hs.

LAS HORAS DEL VERANO

(L’heure d’ÉtÉ)

Dir: Olivier Assayas.
Francia 2008 - 98min. (Digital).
Con Juliette Binoche, Charles Berling, Edith Scob.

Una situación “clásica”: la muerte de la matriarca, sus herederos discuten qué hacer con el patrimonio familiar. La mansión en disputa, en medio de una naturaleza esplendorosa, es el símbolo de una continuidad que la sucesión de las generaciones desafía. Sólida, sobria y poética a la vez.

Enero 19, viernes.A las 18 y 20.55 hs.

CARLOS

(Carlos)

Dir: Olivier Assayas.
Francia 2010. - 165 min. (Digital).
Con Edgar Ramírez, Alexander Scheer, Alejandro Arroyo.

La historia de Vladimir Illich Ramírez “El Chacal”, actualmente cumpliendo cadena perpetua en Francia por su terrorismo. Versión abreviada de un original televisivo más extenso, con eficacia en la crónica, algunos saltos inevitables, y un buen actor protagónico.

DANIEL DAY - LEWIS SE DESPIDE

Esta vez lo de “despedida” no tiene un sabor fúnebre. Daniel Day-Lewis no ha muerto. Solamente ha anunciado que se retira del cine. Su reciente película Phantom Thread, por la que bien pueden otorgarle su cuarto Oscar será, afirma, la última de su carrera. Es una buena oportunidad para repasar la trayectoria de un intérprete realmente valioso. “¡Qué pedacito de hombre he tenido, / qué potencia tiene / aunque sin fuerza todavía y desnudo como / una nuez sin cáscara!”. Esas líneas integran el poema The Newborn que el poeta Cecil Day-Lewis dedicó a su hijo recién nacido en 1957. Los aficionados al género policial recuerdan probablemente más al viejo Day-Lewis, poeta judío, irlandés y comunista, por la serie de espléndidas novelas de intriga protagonizadas por el detective aficionado Nigel Strangeways que escribió con el seudónimo de Nicholas Blake (la mejor de todas, La bestia debe morir, inauguró la colección Séptimo Círculo que dirigían Borges y Bioy Casares). Lo que nadie sabía entonces era que ese bebé “desnudo como una nuez sin cáscara” iba a crecer, se convertiría en actor, ganaría tres Oscar: por su representación de un tetrapléjiico de Mi pie izquierdo (1989), la de un codicioso prospector petrolífero de Petróleo sangriento (2008) de Paul Thomas Anderson y un formidable Abraham Lincoln en la película que Steven Spielberg dedicó en 2012 al gran presidente norteamericano, en la que probablemente sea la mejor labor de su carrera. Es que Daniel Day-Lewis se ha afirmado con el paso de los años como uno de los talentos más personales y rigurosos de la pantalla. Todo indica que fue un chico difícil. De acuerdo a sus convicciones ideológicas, su padre lo envió a una escuela pública londinense, pero él y su segunda esposa (Jill Balcon, hija de Sir Michael Balcon, magnate de la productora cinematográfica Ealing) se alarmaron al descubrir que su hijo se dedicaba a socializar con las pandillas de delincuentes juveniles del barrio en lugar de dedicarse a estudiar. Finalmente se hartaron, y decidieron enviarlo al riguroso internado de Sevenoaks, en el condado de Kent, el colegio secular más antiguo del Reino Unido. En esa época interpretó su primer papel en el cine: le pagaron cinco libras por un día de trabajo, haciendo de joven revoltoso en Dos amores en conflicto (1971) de John Schlesinger, drama sobre un triángulo bisexual que protagonizaban Peter Finch y Glenda Jackson. También trabajó para la BBC e hizo teatro, y en 1982 volvió a la pantalla grande con un pequeño papel en Gandhi de Richard Attenborough. Luego comenzaron a llegar los protagónicos: Mi bella lavandería (1985) de Stephen Frears, Un amor en Florencia (mismo año) de James Ivory, La insoportable levedad del ser (1988) de Philip Kaufman y especialmente Mi pie izquierdo (1989) de Jim Sheridan, donde encarnó al artista irlandés discapacitado Christy Brown, papel que lo lanzó a la fama y le valió (la Academia ama los papeles de discapacitado) su primer Oscar. Volvió a trabajar con Sheridan en otros dos dramas irlandeses (En el nombre del padre, 1993; Golpe a la vida, 1997), al tiempo que se trasladaba a Hollywood, donde hizo El último de los mohicanos (1992) para Michael Mann, y se encontró con Martin Scorsese, bajo cuyas órdenes trabajó en La edad de la inocencia (1993) y Pandillas de Nueva York (2002). En 1996 actuó en la adaptación cinematográfica de La brujas de Salem, sobre pieza teatral de Arthur Miller, que dirigió Nicholas Hytner, y probablemente entonces conoció a Rebecca, la hija del dramaturgo, quien se convirtió en su esposa, le dio dos hijos (ya tenía uno, de Isabelle Adjani) y lo dirigió en La balada de Jack y Rose (2005), película con la que volvió al cine luego de un retiro en el que llegó a trabajar como carpintero en Venecia. El caso de Day-Lewis es particularmente llamativo, porque se trata de un actor que no se prodiga. Debutó siendo niño en 1971, hizo algo de televisión a comienzos de los ochenta, pero ha intervenido en una veintena de películas, siempre en papeles elegidos con particular rigor y al servicio de directores importantes y/o inquietos (Sheridan, Scorsese, su esposa Miller, quien es además escritora). Es posible que haya en su carrera solamente una película de la que prefiere no hablar mucho (de hecho, nadie que ha estado en ella quiere recordarla) llamada Sonrisas de New Jersey. Fue filmada por Carlos Sorín (el de La película del rey e Historias mínimas) en Buenos Aires y otros lugares de la Argentina, y actúan entre otros Gabriela Acher, Julio De Grazia y nuestro Eduardo D`Angelo. Con cierta perversidad, esa película ha sido incluida en este ciclo que reúne algunos de los mejores trabajos del actor.

Enero 20, sábado.A las 17.40, 19.30 y 21.20 hs.

MI PIE IZQUIERDO

(My Left Foot)

Dir: Jim Sheridan.
Irlanda 1989 - 103 min. (Digital).
Con Daniel Day-Lewis, Brenda Fricker, Ray McAnally.

Autobiografía del pintor y escritor irlandés Christy Brown (1932-1981), aquejado de parálisis cerebral, quien gracias a su tenacidad y al incondicional apoyo de su madre, consiguió derribar todas las barreras que impedían su integración en la sociedad. La labor de Day-Lewis y la fina dirección de Sheridan superan cualquier prejuicio.

Enero 21, domingo.A las 17.30 y 20.35 hs.

LA INSOPORTABLE LEVEDAD DEL SER

(The Unbearable Lightness of Being)

Dir:Philip Kaufman.
Reino Unido/Francia 1988. - 172 min. (Digital).
Con Daniel Day-Lewis, Juliette Binoche, Lena Olin, Derek De Lint.

Novela de Milan Kundera sobre médico mujeriego y políticamente reticente en la Checoslovaquia del “socialismo real”. Mezcla de sensualidad, comentario social, ciertas calidades formales y buen elenco, comenzando por Day-Lewis, en el complejo papel central.

Enero 22, lunes.A las 17.40, 19.30 y 21.20 hs.

SONRISAS DE NEW JERSEY

(Eversmile, New Jersey)

Dir: Carlos Sorín.
Argentina/Reino Unido 1989. - 88 min. (Digital).
Con Daniel Day-Lewis, Mirjana Jokovic, Julio De Grazia.

El dentista norteamericano Lewis viaja por sudamérica en motocicleta y se encuentra con alguna gente insólita, incluyendo el director Sorín que aún se pregunta por que dirigió esta película. También andan por ahí nuestros Eduardo D’Angelo y Gabriela Acher. .

Enero 23, martes.A las 17.25, 19.30 y 21.25 hs.

EL ÚLTIMO DE LOS MOHICANOS

(The Last of the Mohicans)

Dir:Michael Mann.
EEUU 1992. - 112 min. (Digital).
Con Daniel Day-Lewis, Madeleine Stove, Russell Means.

La clásica aventura fronteriza de James Fenimore Cooper en suntuosa (aunque no siempre del todo convincente) traslación cinematográfica. Day-Lewis es un héroe carismático, y algunas secuencias de acción son realmente espectaculares.

Enero 25, jueves.A las 18 y 20.35 hs.

LA EDAD DE LA INOCENCIA

(The Age of Innocence)

Dir: Martin Scorsese.
EEUU 1993. - 139 min. (Digital).
Con Daniel Day-Lewis, Winona Ryder, Michelle Pfeiffer.

El escrutinio de códigos y costumbres de época (Nueva York, siglo XIX) de la novela original de Edith Wharton se convierte en manos de Scorsese en una historia de amor suntuosa y algo fría. Daniel se desplaza con cierta incomodidad a través de un elegante decorado.

Enero 26, viernes.A las 18 y 20.25 hs.

EN EL NOMBRE DEL PADRE

(In the Name of the Father)

Dir: Jim Sheridan.
Irlanda/Reino Unido 1993. - 139 min. (Digital).
Con Daniel Day-Lewis, Emma Thompson, Peter Postlethwaite.

Caso real de un grupo de irlandeses acusados injustamente de un acto de terrorismo. Entre el drama íntimo (el título sugiere ya las tensiones que se suscitan entre un padre y su hijo) y el tono de alegato y testimonio.

Enero 27, sábado.A las 17.30 y 20.30 hs.

PANDILLAS DE NUEVA YORK

(Gangs of New York)

Dir: Martin Scorsese.
EEUU /Italia 2002 - 167 min. (Digital).
Con Daniel Day-Lewis, Leonardo DiCaprio, Cameron Diaz.

Choque de pandillas (“natives” versus inmigrantes recientes, católicos versus protestantes) con el fondo de las violencias neoyorkinas en tiempos de la Guerra de Secesión. Melodrama de alto nivel, brillantemente ejecutado por Scorsese. Un canto a la ciudad y a América (es decir, los Estados Unidos), sin ignorar sus oscuridades.

Enero 28, domingo.A las 18 y 20.35 hs.

LA BALADA DE JACK Y ROSE

(The Ballad of Jack and Rose)

Dir:Rebecca Miller.
EEUU 2005. - 112 min. (Digital).
Con Camilla Belle, Daniel Day-Lewis, Catherine Keener.

Envejecido rebelde “sesentista” intenta preservar la utopía en los ochenta, pero las cosas no salen como deberían. Una conflictiva relación padre-hija, sostenida por el elenco (sobre todo Day-Lewis) y una realización no exenta de fineza de la hija de Arthur Miller.

Enero 29, lunes.A las 18 y 20.50 hs.

PETRÓLEO SANGRIENTO

(There Will Be Blood)

Dir:Paul Thomas Anderson.
EEUU 2007. - 112 min. (Digital).
Con Daniel Day-Lewis, Paul Dano, Ciarán Hinds.

Petróleo, codicia y religión, según novela social de Upton Sinclair brillantemente adaptada por el director de Embriagado de amor y Magnolia. Segundo Oscar para Day-Lewis, luego del notable antecedente de Mi pie izquierdo).