Cinemateca 18

Estrenos de este mes: -El candidato--Detras de los anteojos blancos--Bajo las nubes eléctricas--Fuego en el mar-Era el cielo

 

18 de Julio 1280 - Tel: 29009056

 

EL CANDIDATO

Del jueves 16 al miércoles 22 de febrero.A las 18 y 19.30 hs.
Del jueves 23 de febrero al miércoles 1º de marzo. A las 21.55 hs.

Dir: Daniel Hendler.
Uruguay/Argentina 2016. -85 min. (Digital).
Con: Diego De Paula, Matías Singer, César Troncoso, Ana Katz, Roberto Suárez, Alan Sabbaghem>

El segundo largometraje como director de Daniel Hendler (quien debutara en el formato con la atendible Norberto apenas tarde) transcurre a lo largo de un fin de semana, en una estancia que puede ubicarse en algún punto de éste o del otro lado del Río de la Plata aunque no pueda hacerse una precisión mayor. Allí se reúne el personaje titular (Diego de Paula) con un grupo de asesores para discutir los detalles de su lanzamiento en la lucha política. El hombre pretende crear un nuevo grupo, que no se llama Partido de la Gente sino que utiliza la escasamente imaginativa sigla de NEO, según explica porque reúne las iniciales de Norte, Este y Oeste, suprimiendo el Sur por estar “demasiado abajo”, y que va a suscitar por supuesto las sonrisas cómplices de espectadores “progres” para quienes el término, como prefijo de la palabra “liberal”, posee de entrada una connotación peyorativa. Hendler ha dicho por algún lado que no conoce muy de cerca el universo publicitario, y que no intentó retratar en forma realista los prolegómenos de un operativo de marketing para vender a alguien como candidato viable, del mismo modo que se vende un lavarropas o una heladera. Es, sin embargo, en su comienzo donde lanza algunas puntas satí- ricas contra los mecanismos “marketineros” que su película se anota sus mejores logros, con un humor entrelineado que por momentos tiene su gracia. Luego la historia deriva hacia una suerte de thriller en el que hay imprecisos espías, personajes que actúan con motivaciones ocultas, y una amenaza creciente derivada de los guardias armados y las condiciones de seguridad que se imponen en la estancia, con estricta prohibición de entradas y salidas. Todo transcurre en una suerte de limbo intemporal e “inespacial” que deriva en la abstracción. Hay que poner en el haber de Hendler un acabado profesional que va más allá de las calidades de fotografía, ambientación y sonido. Si quedaran algunas dudas de que el cine uruguayo posee un nivel profesional comparable al de cualquiera, ahí está la prueba. Ya no corre aquello de “para ser uruguaya no está tan mal”. El dato coloca también a la película en un espacio de polé- mica que no corresponde rehuir. La actitud “perdonavidas” (seamos condescendientes porque es uruguaya) también ha quedado atrás. Una producción nacional puede (debe) ser discutida con el mismo rigor que cualquier otra.

 

DETRÁS DE LOS ANTEOJOS BLANCOS

(Dietro gli occhiali bianchi)

Del jueves 9 al miércoles 15 de febrero. A las 18 y 20 hs
Del jueves 16 al miércoles 22 de febrero. A las 21 hs

Dir: Valerio Ruiz.
Italia 2015. -112 min. (Digital).
Con:Lina Wertmüller, Martin Scorsese, Sophia Loren, Harvey Keitel, Giancarlo Giannini, Nastassja Kinski, Rutger Hauer

Este es un retrato cercano y “en simpatía” de la célebre cineasta italiana Lina Wertmüller, autora de films valiosos como Los zánganos, Siete bellezas, Noche de lluvia, Amor, muerte, tarantela y vino y otros títulos que (en italiano al menos) suelen ser singularmente largos. El repaso de su vida emprendido por el doculista Valerio Ruiz arranca con fotos no publicadas tomadas en Cinecittá cuando Wertmüller fue asistente de Federico Fellini en 8 1/2, y a partir de ahí se lanza a una exploración de los lugares donde se rodaron algunos de sus films, indagando en el universo artístico y humano de una mujer que, con su ironía y su gusto por el grotesco, ha dejado su marca en todos los campos del entretenimiento en los que ha trabajado (cine, drama, televisión, música). El director Ruiz trabajó durante ocho años con Lina como asistente de dirección y guionista, y posee un conocimiento íntimo de su tema. Su película describe con calidez y ternura a un personaje excéntrico y apasionado, aplicando un tono íntimo que se nutre de los testimonios y anécdotas de personalidades destacadas del cine, que describen a Lina en sus distintas facetas: su obsesión en el trabajo, su capacidad para sacar lo mejor de los actores, a los que dirigió o su lucidez artística e intelectual para plasmar en pantalla temáticas controvertidas para su época. La lista de invitados es bastante impresionante, e incluye a actores como Giancarlo Giannini, Sophia Loren, Harvey Keitel, críticos como John Simon o al mismísimo Martin Scorsese, devoto admirador de la Wertmüller. El resultado, que es un placer para cinéfilos, también va a atraer a otra gente. En el diario argentino Clarín, Gaspar Zimerman en ha señalado que «este documental sobre Lina Wertmüller es tan cá- lido como riguroso, ilustrativo de una vida y de una época dorada del cine.» Para su colega Fernando López en La Nación «Ruiz la acompaña [a Wertmüller] en esta suerte de viaje por los lugares donde transcurrió su vida y desarrolló su obra, extensa y múltiple (...) De lo que no queda duda es de su voluntad de que la suya haya querido ser siempre una voz diferente, atrevida y personal.» .


BAJO NUBES ELECTRICAS

(Pod electricheskimi oblakami)

Del jueves 23 de febrero al miércoles 1º de marzo. A las 17.05 y 19.30 hs
Del jueves 2 al miércoles 8 de marzo. A las 21.35 hs.

Dir:: Aleksei German Jr.
Rusia 2015 -138 min. (Digital).
Con: Lui Frank, Merab Ninidze, Viktoriya Korotkova, Chulpan Khamatova, Anastasiya Melnikova, Piotr Gasowsk.

A casi un siglo de la Revolución Rusa y cinco lustros del definitivo derrumbe del “socialismo real”, el director German emprende en esta película la nada modesta crónica de los cien años de turbulencias vividas durante el período soviético y después. Aunque su película fue rodada en 2015 transcurre con mucha deliberación en 2017, que era futuro entonces aunque ahora sea presente. Y, sin casualidad, hay nubes de guerra en el horizonte, lo que otorga al film un incómodo aire profético. A lo largo de dos horas y veinte minutos distribuidos en siete bloques, la película abarca todo un abanico de temas: la inmigración en un entorno muy hostil; la herencia de dos hermanos poco o nada conectados con la realidad rusa desde su alta posición; luego está el recuerdo de los muertos en forma de recurrente pesadilla y viaje al pasado (hay que recordar que Rusia vivió un par de guerras mundiales y un Stalin, por lo menos); la posibilidad de una rebelión en un ambiente cultural agobiante; la dura realidad de los descastados de la sociedad; la caída en desgracia de los que alguna vez fueron poderosos. Pasado y presente se entrecruzan, las diversas micronarraciones son piezas de un rompecabezas global, el tono salta del naturalismo a la metáfora. La película muestra una Rusia azotada por los elementos, bajo cuyas nubes eléctricas vive un amplio grupo de personajes cuyos destinos están más o menos relacionados. Un amplio uso del paisaje (ese paisajismo tan ruso, de Dovzhenko a Tarkovski) funciona como contrasta y complemento de las historias individuales. German vuelve una y otra vez a las imágenes recurrentes de la babeliana torre imaginada por un magnate que nunca se terminó de construir, y a un improvisado cementerio de estatuas destruidas que no resulta difícil leer como alusiones a lo que algún analista ha descrito como “el experimento político y social fallido más costoso de la historia”. No es casual que una retransmisión radiofónica de Mijail Gorbachov constituya un punto clave en uno de los capítulos. Aunque ahora no sea de buen gusto mencionarlo, para bien o para mal, ese político marcó un antes y un después en la historia política de Rusia y del siglo XX.


FUEGO EN EL MAR

(Fuoccoamare)

Del jueves 2 al miércoles 8 de marzo. A las 17.25 Y 19.30 hs
Del jueves 9 al miércoles 15de marzo. A las 21.20 hs.

Diección, guión y fotografía: Granfranco Rosi
Italia 2016. -114 min. (Digital).
Con: Pietro Bartolo, Samuele Caruana, Samuele Pucillo, Mattias Cucina, Maria Costa, Maria Signorello, Francesco Mannino, Giuseppe Fragapane, Francesco Paterna.

Desde comienzos de la década del noventa, la isla de Lampedusa (ubicada en el Mediterráneo, frente a Italia) ha adquirido una incómoda notoriedad mediática. Se trata del punto más meridional de la península, y allí desembarcan en oleadas los inmigrantes ilegales procedentes de tierras africanas, huyendo de guerras, hambrunas o ambas combinadas. En algo más de dos décadas, alrededor de 20.000 personas han muerto en el mar, intentando el cruce. Este documental italiano personaliza ese drama colectivo centrándose en la conducta de un grupo de personajes ubicados en el lugar: un médico, un buceador, un locutor de radio, una familia de pescadores y especialmente Samuel, un chico de doce años que vive en la isla, va a la escuela, y le gusta tirar con la honda e ir de caza. Con casi irónico contraste, los juegos del chico se centran en la tierra, mientras a su alrededor todo habla del mar. La intención original del documentalista Rosi era el de realizar un cortometraje de 10 minutos, pero cuando fue a Lampedusa y empezó a conocer a las personas, ver la realidad existente allí, y sobre todo hablar con el médico de la isla que lleva muchos años ocupándose de todos los inmigrantes que llegan a las costas en malas condiciones, el material fue creciendo entre sus manos de manera casi natural. Con toda deliberación, su película omite casi todo el “antes” y no declama mucho acerca del probable “después” de sus agonistas: le alcanza con que la cámara muestre su “hoy”, sin retórica ni sermones, para redondear un documento humano de particular fuerza. Como diría Eric Rohmer, la función del cine no es demostrar sino mostrar, y lo que Rosi muestra en Lampedusa sintetiza uno de los mayores dramas del mundo contemporáneo: el de esos centenares de miles de inmigrantes que no tienen a donde ir, ni a donde volver. El film obtuvo el Oso de Oro en Berlín, cuatro David di Donatello incluidos los de mejor película y mejor director, y el galardón a mejor documental en los Premios al Cine Europeo. También fue nominado en el rubro documental para los Oscar 1916.


ERA EL CIELO

(O Silencio do CÉu)

Del jueves 9 al miércoles 15 de marzo. A las 17.40 y 19.30 hs.

DiR: Marco Dutra.
Brasil/Argentina/Uruguay 2016. -102 min. (Digital).
Con: Leonardo Sbaraglia, Carolina Dieckmann, Chino Darín, Alvaro Armand Ugon, Mirella Pascual, Roberto Suárez, Paula Cohen, Dylan Cortes, Priscilla Bellora, Gabriela Freire, María Mendive, Walter Rey, Susana Groisman, Marco Dutra.

El arranque es impactante. Un hombre (Leonardo Sbaraglia) vuelve a su casa y descubre que su esposa (Carolina Dieckmann) está siendo violada por dos desconocidos. Intenta ayudarla pero no consigue hacer gran cosa, y los delincuentes escapan. Allí comienza el drama, y una historia cuyo eje incluye algunos descubrimientos inquietantes y la construcción de una elaborada venganza. La violación, con todo lo que tiene de estremecedor y horrible, es acaso solo un pretexto anecdótico en esta coproducción argentino/brasileña/uruguaya, porque sirve en realidad para disparar una exploración de los miedos y los secretos de la pareja. Pausadamente, el espectador asiste a un mecanismo de descubrimientos: cómo la mujer oculta algo que puede ser (o no) tan grave como la violación misma; cómo el hombre, toma conciencia de lo sucedido y planea su terrible desquite. Hay una dosis de artificio en el guión, pero ese eventual defecto aparece casi siempre redimido por las habilidades del director brasileño Marco Dutra, que muestra una capacidad para ubicar la cá- mara y moverla debidamente en el momento justo, revelando de a poco los confines de un espacio tenso y opresivo. De esa manera crea múltiples subjetividades que sugieren la complicidad de un mundo tan cómplice como el protagonista y al mismo tiempo indiferente de su calvario. La otra carta a favor de Era el cielo es su elenco: Leo Sbaraglia (como individuo necesitado de afirmar su virilidad) y Carolina Dieckmann lucen realmente convincentes como esos dos protagonistas al borde de la autodestrucción. En un papel secundario (uno de los violadores) asoma el “Chino” Darín, hijo de Ricardo que ya se está haciendo una carrera propia. Entre todos se las arreglan para comunicar una reflexión que tiene su filo acerca de las fallas en la comunicación y los secretos.