APERTURA Y CLAUSURA

Apertura

 

Cinemateca 18. Jueves 29 de marzo .A las 21.30 hs.

 

CARAS Y LUGARES

(Visages, villages)

Dir:Agnès Varda, JR.
Francia 2017 – 89 in. ST.
Guión: Jean-Pierre y LucDardenne. Fotografìa: Alain Marcoen. Producción: Les Films du Fleuve/Archipel 35. ElenAgnès Varda, JR. Fotografía: Romain Le Bonniec, Claire Duguet, Nicolas Guicheteau, Valentin Vignet, Roberto De Angelis, Julia Fabry, Raphaël Minnesota. Montaje: Maxime Pozzi-Garcia, Agnès Varda. Producción : Rosalie Varda. Elenco : Agnès Varda, JR, Jean-Paul Beaujon, Laurent Levesque, Amaury Bossy, Yves Boulen, Jean-Luc Godardco: Marion Cotillard, Fabrizio Rongione, Pili Groyne, Simon Caudry, Catherine Salée, Batiste Sornin, Alain Eloy, Myriem Akeddiou, Fabienne Sciascia, Olivier Gourmet.

 

La mayor ovación en la pasada edición del Festival de Cannes fue para esta vital road movie realizada por la incombustible Agnès Varda y JR, fotógrafo y artista francés conocido por sus monumentales intervenciones gráficas en edificios y espacios públicos de todo el mundo. Tras conocerse en 2015 y descubrir su mutuo interés por la democratización del arte, JR y Varda decidieron emprender un proyecto común en forma de película. Para ello se subieron al camión-cámara de JR y viajaron por pequeños pueblos y zonas obreras de toda Francia con el propósito de fotografiar a sus habitantes, imprimir las imágenes en gran formato y exhibirlas en los lugares más dispares. El resultado es una deliciosa y creativa película que reivindica y homenajea las pequeñas pero grandes historias que subyacen detrás de cada persona. Visages, villages es además el relato de la amistad que surge entre dos artistas que comparten una gran ilusión por la vida y el mismo sentido del humor; pero también una reflexión sobre el poder del arte para cambiar la realidad y, por ende, sobre la responsabilidad de los artistas. El film funciona en una dinámica que es a la vez poética y política, emocionante y sensible y frente al cual es muy difícil no ceder a las lágrimas. La música, por su parte, termina de completar la magia que hipnotiza al espectador. La crítica ha sido realmente entusiasta con el resultado. En el diario español El Mundo, Luis Martínez estampó: “Más que una simple película (...) es un milagro. (...) Con humor, con gravedad, con tristeza y con una alegría difícilmente controlable, la película discurre por la retina del espectador como un acto de liberación”. En el norteamericano The Hollywood Reporter, Todd McCarthy afirmó por su parte que se trataba de “Un giro muy especial a través de los páramos de Francia (...) Una pequeña joya”. Premio a mejor documental en el festival de Toronto, Independent Spirit, críticos de Nueva York y Los Angeles, y nominada al Oscar . La Academia de Hollywood también otorgó a Varda un Oscar especial al conjunto de su carrera.

 

 

Clausura

 

Cinemateca 18. Sábado 7 de abril. A las 21.30 hs.

LA CASA JUNTO AL MAR

(La villa)

Dir:Robert Guédiguian
Francia 2017. – 107 min.
Guión: Robert Guédiguian, Serge Valletti. Fotografía: Pierre Milon. Montaje: Bernard Sasia. Producción: Marc Bordure, Robert Guédiguian. Elenco: Ariane Ascaride, JeanPierre Darroussin, Gérard Meylan, Jacques Boudet, Anaïs Demoustier, Robinson Stévenin, Yann Tregouët, Geneviève Mnich, Fred Ulysse.

 

En una pequeña cala cerca de Marsella, en pleno invierno, Angèle, Joseph y Armand vuelven a la casa de su anciano padre. Angèle es actriz y vive en París, y Joseph acaba de enamorarse de una chica mucho más joven. Armand es el único que se quedó en Marsella para encargarse del pequeño restaurante que regentaba su padre. Cada cual porta sus lastres y pronto descubrirán que un lugar olvidado puede devolver recuerdos que preferirían olvidar tanto cuanto ayudarles a salir por fin adelante. Es el momento de descubrir qué ha quedado de los ideales que les transmitió su progenitor, del mundo fraternal que construyó en este lugar mágico en torno a un restaurante para obreros. Pero la llegada de una patera a una cala vecina cambiará sus reflexiones. Acompañado por sus actores habituales, con los que él mismo ha ido creciendo, Robert Guédiguian presenta una elegía por el tiempo pasado, impregnada por la sensación de derrota de aquellos ideales utópicos que compartieron y el peso del tiempo del “tal como éramos”. Y, sin embargo, en ese pequeño lugar pesquero donde se reencuentran, no falta una causa por la que seguir combatiendo. Esa situación propicia momentos de reflexión sobre el fracaso de los sueños y los ideales, pero también sobre la necesidad de seguir en la lucha por un mundo mejor. No hay nadie como Guédiguian para orquestar una oda crepuscular e intimista por el paraíso perdido de la conciencia de clase. Se ha dicho que Robert Guédiguian (1953) nació en el barrio más comunista de Marsella. El entorno que vivió de niño y adolescente le marcó muchí- simo, tanto como para quedar reflejado en todas sus películas. En su cine retrata a los oprimidos, a los débiles y a los pobres. Según él, ésta debe ser la tarea de los intelectuales y los artistas. Estudió en la universidad de París en los años setenta y saltó al cine en 1980 con El último verano. Su obra posterior incluye Rojo Sur (1983), ¿Quién sabe? (1985), Dios vomita a los tibios(1989), El dinero da la felicidad(1992), Marius y Jeannette (1997, acaso su primer gran éxito), De todo corazón (1998), ¡Al ataque! (2000), La ciudad está tranquila (2000), Presidente Mitterrand (2005) y algunos títulos más.